Frases inolvidables de Jacinto Benavente

Su extensa obra se basó en la introducción de referentes europeos y modernos dentro de la revolución teatral que él deseaba afrontar.

0
606
Jacinto Benavente

Jacinto Benavente fue uno de los más destacados dramaturgos y productores cinematográficos españoles de finales del siglo XIX y principios del XX.

Ingresó en la Real Academia Española en 1912 y fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura 1922

Puedes leer más frases de otras personas relevantes siguiendo este enlace.

Estas son algunas de las tristes frases célebres de Francisco Benavente:

¡Bienaventurados nuestros imitadores, porque de ellos serán todos nuestros defectos! Clic para tuitear

Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlo.

Como en las deudas, no cabe con las culpas otra honradez que pagarlas.

Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa. Clic para tuitear

El amor es como Don Quijote: cuando recobra el juicio es que está para morir.

El dinero no puede hacer que seamos felices, pero es lo único que nos compensa de no serlo. Clic para tuitear El enemigo sólo empieza a ser temible cuando empieza a tener razón. Clic para tuitear

El honor no se gana en un día para que en un día pueda perderse. Quien en una hora puede dejar de ser honrado, es que no lo fue nunca.

El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta.

El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.

En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

En cada niño nace la humanidad. Clic para tuitear

En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero.

Es más fácil ser genial que tener sentido común. Clic para tuitear

Es tan fea la envidia que siempre anda por el mundo disfrazada, y nunca más odiosa que cuando pretende disfrazarse de justicia.

La alegría de hacer bien está en sembrar, no en recoger.

La disciplina consiste en que un imbécil se haga obedecer por los que son más inteligentes.

La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe. Clic para tuitear

La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande.

Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos.

Los dictadores pueden reformar las leyes; pero no las costumbres. Clic para tuitear Más se unen los hombres para compartir un mismo odio que un mismo amor. Clic para tuitear

Mucha buena gente que sería incapaz de robarnos el dinero, nos roba sin escrúpulo alguno el tiempo que necesitamos para ganarlo.

Muchos creen que tener talento es una suerte; nadie que la suerte pueda ser cuestión de tener talento.

No hay nada que desespere tanto como ver mal interpretados nuestros sentimientos. Clic para tuitear

No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano.

No hay sentimiento que valga; el amor es una ocupación como otra cualquiera.

Perdonar supone siempre un poco de olvido, un poco de desprecio y un mucho de comodidad.

Si la gente nos oyera los pensamientos, pocos escaparíamos de estar encerrados por locos. Clic para tuitear

Si murmurar la verdad aún puede ser la justicia de los débiles, la calumnia no puede ser otra cosa que la venganza de los cobardes.

Una idea fija siempre parece una gran idea, no por ser grande, sino porque llena todo un cerebro. Clic para tuitear

Puedes leer más frases de otras personas relevantes siguiendo este enlace.

¿Te han gustado y resultado inspiradoras estas frases célebres de Francisco Benavente? Compártelas y puntúa para ayudarnos a mejorar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here